Queso Oaxaca: las tan populares quesadillas o las sincronizadas no sabrían igual sin el queso Oaxaca. Es un queso de excelente sabor de pasta hilada que se puede hacer hebras. Es conocido también a nivel internacional.

Queso panela: el queso panela no requiere maduración y tiene un sabor fresco que combina muy bien con una gran variedad de platillos. Es uno de los más recomendados por los nutriólogos. Se puede comer frío y caliente con una diversidad de platillos.

Queso blanco: es uno de los quesos más populares, ya que está conformado por 80 % de agua y es muy ligero. Su periodo de consumo es corto, es ideal en sopes, para acompañar tacos dorados, ensaladas, etc.  

Queso Cotija: es uno de los más conocidos, originario de Cotija, Michoacán. El proceso de añejado le da un sabor salado y es muy bueno para servir como botana para agregarlo a una pasta o botana.

Queso tipo manchego: el queso tipo manchego no es totalmente mexicano y por eso se llama de esa manera. Su preparación en España es con leche de oveja de raza manchega y tiene su denominación de origen en La Mancha, mientras que en México se usa leche de vaca pasteurizada, la cual da una textura suave y firme.

Artículo creado con información de marcobeteta.com.